NORBERTO GALASSO EN INSTITUTO DE FORMACIÓN DOCENTE Nº 35




El historiador Norberto Galasso estuvo en el Instituto de Formación Docente nº 35 de Monte Grande, para hablar de la Revolución de Mayo de 1810, en una conferencia que organizó SUTEBA junto a Diálogo Docente.

Con una nutrida asistencia Galasso reivindicó la dimensión democrática y de libre pensamiento, imbuida del ideario de la revoluciónfrancesa, que tuvo la gesta de mayo, en contraposición al reduccionista argumento de libre comercio pro inglés y separatismo, que le adjudicó la corriente conservadora de Bartolomé Mitre, sobre todo para reivindicar intereses comerciales y políticos propios.

“Castelli y Belgrano fueron los más audaces de la Revolución de Mayo y Moreno fue el hombre clave porque tenía un plan de operaciones”, dijo el historiador Norberto Galasso sobre algunos activos participantes la Revolución de Mayo de 1810, el viernes ultimo en el Centro Cultural Tiempos Modernos, de Puente Saavedra,

Invitado por el partido Nuevo Encuentro de Vicente López, el historiador criticó lo que definió como la “historia oficial”, de Bartolomé Mitre, que por años difundió una visión anti española. “Si decimos la verdad sobre la revolución de mayo decimos la verdad sobre el gobierno de Mitre: que el país fue una colonia británica”, sostuvo Galasso.

Para el historiador: “la revolución de mayo fue democrática”. Entre anécdotas y chistes, pero apoyado en fuerte argumentación histórica, Galasso arremetió contra la versión de Mitre y, según sostuvo, la de sus dos actuales seguidores más conocidos: Tulio Alperín Donghi y Luis Alberto Romero.

“Esa línea está en crisis -evaluó el historiador y agregó-Clarín saca los viernes unos fascículos y Luis Alberto Romero, que es la máxima expresión aquí de esa corriente, dice: “Nosotros no vamos a hacer interpretaciones de la historia, vamos a hacer crónica, o sea decir datos”.

Para Galasso: “Se evita con esto la interpretación. Pero hoy, con los avances en ciencias sociales, se sabe que French y Berutti repartían estampitas de Fernando VII y había dos españoles en la Junta: Matheu y Larrea. Que dos habían pasado parte de su juventud en España: Belgrano y Azcuénaga”.

“Además –continuó Galasso- Moreno era hijo de español. El autor del himno, Blas Parera, era catalán. En el segundo Triunvirato estaba Alvarez Jonte, español. Arenales era español”, y destacó: “El caso de San Martín es especial, porque vivió desde los seis hasta los treinta y tres años en España”.

Según el historiador: “Mitre dice que la revolución se hace para romper con España. Aquí hay toda una trampa porque en realidad España ha cometido un genocidio contra los pueblos originarios, pero en el 25 de mayo no intervienen nuestros pueblos originarios, sino la sociedad que está establecida en Buenos Aires”.

Galasso indicó que los porteños: “eran españoles, en mayor parte, y criollos hijos de españoles. Porque el día 26 de mayo, cualquier texto lo dice -continuó- la Junta juró por Fernando VII”, y sobre el padre de la patria explicó: “es casi imposible que después de 30 batallas en España termine apoyando una revolución antiespañola”.

“La historia oficial –señaló luego Galasso- dice que San Martín y Belgrano eran monárquicos. Eso no tiene nada que ver. Es conveniente saber que la propuesta de Belgrano, apoyada por San Martín y rechazada por Anchorena, fue de una monarquía al estilo incaico”.

Galasso relató que entonces Anchorena dijo: “la gente de la casta color chocolate nos vendría a gobernar ¿Y dónde buscaríamos? En alguna pulpería, borracho y desarrapado”. Para Galasso eran dichos “con la prepotencia de un hombre de Buenos Aires, que por la conquista va a tener más de un millón de hectáreas”.

“La historia oficial niega a Moreno –explicó el historiador- que le molesta a Mitre, y a la mayoría de los políticos tradicionales porque Moreno dice: “la fortuna agigantada en pocas manos es perjudicial para los países, porque es como el agua estancada. Se pudre. Para que los países tengan bienestar debe circular por todos lados”.

En otro tramo, entre cómico y tragicómico, relató: “Se hizo un tratado de comercio,reciproco y de amistad, por el cual se autorizaba a que los comerciantes ingleses operen libremente en el territorio de las Provincias Unidas y los comerciantes porteños que quisieran, tenían todo el territorio de Gran Bretaña para ir”.

“Esto lo sostienen historiadores como Alperín Donghi” que además “escribe libros diciendo que el 16 de junio de 1955 (levantamiento contra el presidente constitucional Juan Perón)ametrallaron el centro de la ciudad de Buenos Aires. No se enteró de que hubo bombardeos, ni menciona ningún muerto y hay muertos civiles identificados”.

“A Mitre no le convenía tampoco decir que el comercio libre no tenía nada que ver. No conviene en los colegios decir que es el pueblo el protagonista de la historia, porque seguramente a alguno de los chicos se les ocurra hacer un centro de estudiantes”, dijo con sorna y entre carcajadas de los presentes, una vez más, en otro tramo.

Luego continuó: “San Martín en Cuyo expropió para las batallas, pero esto tampoco se puede explicitar en las escuelas. Si se explica esto, no lo votarían a Macri, y los jóvenes se comprometerían, no van apensar en “el paco” y van a tener mayor compromiso político”

Para Galasso “La Asamblea del año XIII lleva el programa de Moreno, es decir, terminar con tributos a los indios, libertad de vientre, los esclavos quedan libres. Eso fue”. Pero “Entre 1821 y 1827 hubo una contrarrevolución. Rivadavia y Manuel José García son contrarrevolucionarios” indicó.

leer mas

SECRETARÍA DE CULTURA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada